Después de más de 100 mil años peleando por un ridículo trozo de Espacio, empezaron los disparos. En ese momento recibí el siguiente telegrama sin firmar:

"Sr. Landy STOP Necesito su ayuda STOP El hombre que vive en la luna ha disparado contra mí STOP Instaure la paz STOP Será premiado según méritos STOP"

-Joder, con lo bien que estaba de vacaciones...

Me suelo quejar porque no pienso. Necesito el dinero. No tengo elección. Iré a reestablecer la diplomacia entre estos dos pirados antes de que se maten.

-Sr. Landy, menos mal que ha venido. El lunático éste me ha disparado. Menos mal que llevaba el chaleco antibalas, que si no...

-Tranquilo. He hablado con él. Al parecer se le ha disparado la pistola mientras la limpiaba...

-¡Y una mierda! ¡Eso no es verdad!

Ciertamente, el hombre de la Tierra tenía razón. Por eso he subido una instantánea del momento en el que sucedió todo. Para esclarecer los hechos.

- Mirad: vamos a hacer una cosa. Tú te vas a ir por allí. Y tú te vas a marchar hacia ése otro lado. Así tendreis espacio de sobra y se acabarán las tonterías, ¿de acuerdo?.

-Ya, claro. Pero, respóndeme Sr. Landy, si yo me voy hacia ése otro lado y le doy la espalda...¿cómo le voy a disparar?

- Y, ¿para qué quiere usted dispararle si no puede atravesar el chaleco antibalas?

Se hizo el silencio. Al rato, contestó:

-...mmmm...ya...pero...¿cómo le voy a disparar?

En ese momento me rendí y decidí distraerme viendo un cortometraje. Y mira por donde descubrí que casi todo en la vida acaba con un BANG.

Un abrazo,
Sr. Landy

2 comentarios:

theyedropper dijo...

leñe, que buena pinta, si se algo de pisos se lo digo

dfrriz dijo...

Genial utilización de la palabra lunático. :-)

Publicar un comentario