Hace tiempo que no me quito la camiseta. La compré en Lohechoalpecho.com y me la enviaron a casita enseguida. Estoy tan contento que llevo ya, por lo menos, un mes y medio sin quitármela. Es impresionante la buena relación que tenemos y lo mucho que confiamos el uno en el otro. Nos lo contamos todo.

Ella se llama Football Head Project. "Footy", para los amigos cercanos. Está empeñada en ser futbolista y no para de hablar del tema: que si no se quién es mejor que no se cuántos... que si el fuera de juego, la falta, la mano fuera del área, el penalti o la madre de no sé quien... No para. Y lo peor no es que sólo hable de fútbol, que ya es terrorífico, sino que, además, no para de beber cerveza y, claro, me está saliendo una barriga que no es normal.
-Es mi estrategia, Sr. Landy.
-¿Cómo? ¿No entiendo, Footy ?
- Sí, que ésa es mi estrategia.

-¿Cuál?

- Pues eso de beber cerveza que cuentas en tu blog. Mira, te voy a ser sincera: lo único que puedo hacer para que no me abandones es conseguir que ninguna otra camiseta se fije en ti... ¿no quieres que estemos juntos toda la vida, Sr. Landy?

-Footy, eso no es una estrategia. Eso son celos.

-Pero...Sr. Landy...yo...


Un abrazo,

Sr. Landy.

2 comentarios:

MiK dijo...

Quiero la de Dios existe!
Ya me estás mandando una que te la cambio por una carta desde Holanda.

Toribio dijo...

Ohh si el futbol es hostil!!!
un saludo fratello, y a seguir creando

Ha llegado la invasión de los cabezas de balón

Publicar un comentario